Rincón del lector

Este apartado es auténticamente vuestro. Nos embarga una gran ilusión al ver cómo las mariposas siguen volando, más allá de territorios y fronteras, a través de las imágenes. Pero además, también recibimos opiniones de lectores que nos hacen ver que Manuel y sus mariposas siguen vivos y volando allá por donde van. Por eso hemos decidido crear esta sección para recopilar todas aquellas opiniones que hemos ido viendo y recibiendo por diferentes canales. Nos encanta ver que la Antorcha de los Locos está ardiendo con más fuerza que nunca y que se sigue pasando de mano en mano. Vuestra es, no dejéis que se apague.

Ana Vacas

“Me gusta escuchar que Manuel está entre nosotros… Que la gente lo sigue leyendo, que sienten sus emociones reflejadas en sus textos, que sueñan compartiendo sus historias, que quien no lo conoció lo hace ahora con su libro, que lo tenemos presente siempre en nuestro día a día.”

Librería Corelia (Murcia)

“Hoy os presentamos “Las mariposas del recuerdo”. Es una novela de fantasía, reflexiones personales y vivencias llenas de ese sentido humano y moral que nos instruye sobre cómo es el mundo que vivimos y el que podemos llegar a vivir. Y haber conocido a la madre y hermana de Manuel, y que nos contaran su gran sueño, solo nos ha confirmado la gran persona que era el autor.”

Raspabook

“Sucede que, algunas veces, llegan a tu manos libros maravillosos. Pequeños tesoros de papel que llegan para quedarse. “Las mariposas del recuerdo” de Manuel Montiel es uno de esos tesoros que pondremos a salvo en nuestra memoria. Queremos agradecer a Libreria Cervantes de Caravaca y especialmente a Juani Marin esta recomendación. Os invitamos a conocerlo”

José Alberto Saez de Haro

“Sin haber terminado de leer Las Mariposas del Recuerdo de Manuel Montiel, le comenté a su padre, Juan Montiel Vila, cómo se traslucía en algún pasaje el desenlace desgraciado de Manuel, pero una vez acabado lo puedo, a mi entender, aseverar en cuanto que esta obra se puede considerar una obra plena y completa. Un testamento del autor y, sobre todo, un tratado de ética, moral y valores humanos. Esta síntesis la hago desde una perspectiva global, ya que me parece que la conclusión de la lectura de un libro es su mensaje final, sin perjuicio del análisis de su contenido.

Las Mariposas de Manuel, que encontramos entre las páginas del libro de esta magnífica edición, como pequeñas marcapautas, nos van llevando por una serie de historias, a modo de diario, siguiendo las cuatro estaciones del año, recogidas de un viejo cuaderno con unas muy buenas ilustraciones dibujos, que un onírico Pájaro de Fuego va trayendo a la memoria y que el narrador de sueños nos va contando.

En la estructura del libro, aunque entremezcladas en las sucesivas hojas del diario, van apareciendo referencias a períodos de vida pasada, con sus valores, sueños, deseos, una época más presente que culmina con la metáfora de la revolución, y la visionaria de Megápolis, en donde vaticina una época nada deseable…

Hay un espacio recurrente, que no se cita pero aparece de manera implícita: Caravaca de la Cruz, con su emblemática Placeta del Santo, donde se encierran los gandules gigantes y cabezudos que acompañados del Tío de la Pita, en la fiesta de la Cruz, imprimen carácter a los niños caravaqueños como lo fue Manuel, y les marcan su primer signo de identidad. Pero en Caravaca de la Cruz también hay documentados restos de esa capa negra de la lluvia meteórica que dicen que contribuyó a la desaparición de los dinosaurios y a generar una nueva era. En Caravaca fueron apareciendo reconocidos escritores, y por citar a algunos de los últimos también fallecidos como Manuel, recordaré a Miguel Espinosa y Gregoria Javier.

Manuel debió ser, por lo que cuentan, y así lo trasluce en su obra, una persona de gran sensibilidad y de gran riqueza de valores humanos, amante de las artes, entre otras la música, y de ahí que a su narración se le pueda apreciar que va teniendo todo el desarrollo de una gran sinfonía, y sobre todo de la naturaleza: detalladas y poéticas descripciones del paisaje, las hojas del herbario, y esa relación del hombre con la Naturaleza que dibuja a través de la simbiosis que se produce en la descomposición del fallecido y su transmisión a la savia de los árboles hasta alcanzar su cima y poder contemplarla desde allí…

Las Mariposas de Manuel dan para profundizar mucho en su lectura y sacar muchas conclusiones, de ahí que lo defina al principio como un tratado de ética y moral. Puede ser de esos libros para releer.

Debemos agradecer a Manuel Montiel que nos dejara el legado de esta espléndida obra, y a Ana y su familia, y sentir que no podamos recibir ninguna más con su autoría. Por eso insisto en que debemos tenerla siempre a mano, y por supuesto, el que no la haya leído, deleitarse con su lectura y ponerse en comunión con Manuel, que desde las venas de cualquier frondoso árbol nos podrá estar contemplando, o acercársenos montado en el Pájaro de Fuego.”


Mª Ángeles

“Bueno Manuel solté un día y me agarré al siguiente. Hoy estoy preparada para leer tu libro y lo supe cuando esta mañana al ir a Caravaca y pasar por la librería paré y al preguntar me emocioné, pero fue un sentimiento bonito, pues pude compartir contigo días y horas, lágrimas y miedos y esos silencios que gritábamos a voces. Un abrazo allí donde estés y sigo regalando Sonrisas.”

Pedro F. Almaida

“Ya he terminado Las mariposas del recuerdo. Reconozco en el texto una forma de ver la vida que me es muy próxima. Una mirada sensible, profunda. Uno de los nuestros… Supongo que saber que ya no está en este plano, me ha sugestionado al leerlo pero tengo la sensación de que Manuel quiso recoger en un solo libro todo su universo. Detecto cierta premura por fijar su mundo en papel, como si él ya supiera que no disponía de mucho tiempo. Lo digo porque, como escritor, yo siento que voy explorando lentamente mi propio universo, que con cada historia que escribo, voy arrojando luz sobre una fracción de mi sombra. Pero muy poco a poco… El libro de Manuel contiene dentro muchos libros. Manuel lo da todo y crea una obra de arte, algo muy auténtico y personal. Esto se respira desde el primer momento.”

Fernando

“Me ha sorprendido el discernimiento de Manuel, su percepción de la realidad, su imaginación, y bueno, partamos de que era un escritor de sangre ya…estaba muy conectado a muchas cosas.”

Francisco Rivero

“Quien me conoce, sabe que soy bastante particular.

Como particular es mi forma de despedirme de la gente querida. No soporto hacerlo en sitios lúgubres.

Permitirme que este año, el trabajo que vamos a sacar mañana a la calle vaya por MANOLO MONTIEL.

Le recuerdo en un tren de las 19:00 horas en Madrid con destino a nuestra Caravaca, violín a la espalda.

Reía, siempre lo hacía. Era humilde, sencillo y con un espíritu de los que me gustaría que estuviera plagado este dichoso mundo terrenal.

Me despido, nos despedimos con color, palabras y luz.

Creo que allá donde estés entenderás que este “hasta pronto” no es a destiempo. Es en el momento exacto para que todos sepan lo gran artista que fuiste y eres.

Manolo, amigo, vuela. Nunca dejes de volar.

Que somos sino mariposas que vuelan!”


Deja aquí tu comentario

Si quieres dejar tu comentario, rellena el siguiente formulario y lo revisaremos tan pronto como podamos. La imagen y la URL (tu web) son opcionales.

Por favor complete los campos requeridos
Por favor, seleccione la imagen que desea incluir